Brasil: cambiar la política a partir del ciudadano

Brasil vive tiempos de intolerancia y polarización. Estamos llegando a un punto de rupturas y las estadísticas desaniman. Hoy, Brasil tiene cerca de trece millones de desempleados. Cada año, sesenta mil brasileños son asesinados. Vivimos una de las crisis políticas más graves de la historia. Como consecuencia, la desigualdad solamente aumenta y disminuyen las oportunidades de los que más necesitan. Para agravar este cuadro todavía más, la búsqueda de soluciones concretas no es encarada como una prioridad por la clase política. Por lo tanto, existe un desafío para los que quieren ver a Brasil avanzar: ¿cómo involucrar al ciudadano común en la política? ¿Cómo convencernos que el cambio solo llegará si todos participamos en la vida pública del país?

Personalmente, participo en el área de la seguridad públicas y las políticas de drogas desde hace quince años. Nací en Nova Friburgo, en Río de Janeiro, estado que hoy está bajo intervención militar por causa de la violencia. Tomé decisiones que me llevaron a encontrar mi propósito, que es el de mejorar la vida de las personas del país en el que vivo. Hoy no quiero mudarme del país donde nací y donde he criado a mi familia. Sin embargo, lo que estamos viviendo jamás fue siquiera imaginado.

De acuerdo con el periódico Estado de SP, el 91% de los diputados involucrados en el Lava jato, un conjunto de investigaciones en marcha por la Policía Federal de Brasil, va a disputar las elecciones este año. Por parte de los electores, hay una creciente desilusión con los partidos políticos y con la falta de representatividad. Nadie aguanta más la corrupción. Brasil no se reconoce en sus representantes políticos. Y en cada elección, nos encontramos frente a la urna electrónica prácticamente con los mismos rostros que vimos cuando votamos por primera vez.

En el medio de esta desazón, estaba hace cerca de dos años en Medellín, Colombia, en el Foro Económico Mundial para América Latina, junto a dos profesionales que admiro mucho: Leandro Machado, politólogo y fundador de Cause, una consultora sobre causas sociales para organizaciones y marcas; y Patricia Ellen, especialista en salud e innovación digital en ámbitos urbanos y CEO de Optum. En ese encuentro, otra vez quedó clara la falta de interés y representatividad de los gobernantes brasileños en la formulación de políticas públicas, el área en la que nos desempeñamos; y también constatamos cómo en otros países nuestra generación –personas de entre treinta y cuarenta años- ya se estaba movilizando para renovar la política. O sea, percibimos cómo mientras nuestras carreras iban bien, Brasil iba mal. Precisábamos hacer algo para reaccionar frente a esa crisis.

Fue entonces que decidimos salir de nuestra zona de confort para zambullirnos en los problemas de Brasil y ocupar un espacio en la política. Y precisábamos de más profesionales interesados en esa iniciativa. Por eso, hicimos una lista con amigos y pares que son especialistas renombrados en sus respectivas áreas, con experiencia en la vida pública y valores y objetivos comunes. Un gran espacio de gente interesada en lo mejor para el país y que ya no soportaba la pérdida de tiempo generada por el debate debilitado por la polarización. Fue ese el punto de partida de Agora!, un movimiento de acción política a partir de la sociedad, independiente y supra-partidario.

Agora! quiere innovar en la política a partir del involucramiento de los ciudadanos. Comenzamos con cincuenta integrantes y ahora somos cerca de cien, provenientes de diecisiete estados, cinco regiones del país, la mayoría líderes del tercer sector con reputación mundial, asesores técnicos con experiencia en gobierno, académicos, líderes comunitarios y otros especialistas.

Somos un puente entre dos generaciones –la que luchó para restaurar la democracia y la que está digitalmente empoderada y comprometida con la generación de impacto. Ya contamos con siete mil voluntarios en todo Brasil. Juntos, partimos de los siguientes principios: compromiso con el servicio público, respeto del diálogo democrático, foco en el combate a la desigualdad, búsqueda de soluciones concretas y valorización de la ética.

Hemos recorrido un largo camino desde entonces. En los próximos meses, difundiremos las directrices de una agenda de propuestas de políticas públicas, que está dividida en once áreas, como educación, salud, economía, gobierno y tecnología, seguridad pública y ciudades más humanas. Vamos a influenciar las agendas públicas locales, estaduales y federal y, en caso de existir afinidad con los líderes, apoyar también desde adentro, en cargos técnicos para la implementación de directrices. Nuestras propuestas son construidas oyendo a los brasileños, con encuestas de opinión y rondas de conversación en todas las regiones del país.

No somos un partido político. Somos un movimiento político. Pero comprendemos que será importante tener miembros de Agora! disputando las elecciones para que nuestras propuestas impacten en la agenda pública nacional. Estamos apenas en el comienzo de una larga trayectoria. Pero no estamos solos. Hay diversas iniciativas en América Latina en este objetivo de innovar en la política. Sabemos que hay riesgos gigantescos en todos los lugares del mundo y no menos en Brasil. Pero tenemos la certeza de que existen oportunidades reales de cambiar el país para mejor. Y de que la renovación de la política no es solo un nombre ni se da en una elección. Es un conjunto de ideas y comportamientos que deben ser adoptados por cada uno de nosotros.

____

Las ideas de este artículo no representan la opinión de la Dínamo de Ideas, y son exclusiva responsabilidad de la autora.

Foto: http://www.diariodigitalcolombiano.com/los-brasilenos-reciben-al-nuevo-gobierno-con-una-semana-de-protestas-en-la-calle/

__________________________________

Las ideas y opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de La Dínamo de Ideas.

Una Respuesta
  1. 27 junio, 2018

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *